Soporte técnico

Durante la selección y proceso de compra de nuestros productos, no dudes en contactar con nosotros para resolver cualquier duda. Nuestro equipo te asesorará sobre qué productos, medidas o materiales se ajustan más a tus necesidades.
De igual forma, si una vez adquirido alguno de nuestros productos necesitas asesoramiento respecto al montaje, mantenimiento u otros aspectos, puedes contactar con nosotros a través del correo info@steelstyle.es
Política de devoluciones
Para dirigir cualquier tipo de reclamación sobre los productos o servicios ofrecidos por SteelStyle.es puedes acceder a la sección de contacto en la parte superior de la web o directamente en nuestro correo pedidos@steelstyle.es.

​​

En caso de no conformidad con el producto adquirido, puedes solicitarnos la devolución del mismo en un plazo máximo de 14 días desde la entrega del pedido.​

contacto fábrica patas muebles.jpg

Para devolver cualquier artículo comprado a través de nuestra tienda on-line, sólo tienes que realizar una Solicitud de Devolución en el correo arriba mencionado. Deberás poner en Asunto el número de pedido + «devolución». Esta solicitud será atendida por nuestro equipo administrativo, que se pondrá en contacto contigo para gestionarlo.

Una vez recibido el producto y comprobado, te abonaremos el importe. El producto será devuelto tal y como se recibió, en perfectas condiciones, con todos sus accesorios y manuales.

Los plazos de devolución de dinero se estiman en 14 días después de haber recibido el producto y comprobado su estado.

Garantías de productos

Steel Style garantiza según las leyes vigentes que todos nuestros productos tienen una garantía de 1 año desde la fecha de factura, contra cualquier defecto de fabricación.

​​

La garantía no tendrá validez para aquellos productos que por su uso puedan sufrir desgaste o por modificaciones posteriores a la compra.

​​

Anulación de garantías.

​​

La garantía que recibe un comprador en el momento de compra de un producto queda anulada en los siguientes casos:

​​

- Incorrecta utilización, manipulación o mantenimiento por parte del comprador del producto.

- Componentes rotos o dañados sometidos a impactos.

- Incorrecta reparación, modificación o ampliación por parte del comprador del producto. ​​